julio 01, 2011

El despertador a las 7.00 a.m

Su casa no era tampoco lo que esperaba. 
Vivía acompañada pero se sentía sola. 
Buscaba la tranquilidad en las canciones más ñoñas y se evadía por 
completo con otro tipo de música que casi nunca solía gustar a nadie. 
No echaba de menos a su familia ni amigos. Había empezado 
una nueva vida y no sabía qué hacer con ella. Los primeros meses 
pasaron rápido y sin nada que recordar. Octubre. Noviembre. Diciembre. 
Vuelta a casa por navidad. 
Echaba de menos la rutina de aquella acogedora ciudad. 
Sonaba raro pero quería volver. Enero. Febrero
Después de todo, aquella ciudad le hacía soñar cada vez más. 
Y soñó.
Marzo. ¿Qué me traes tú?

4 comentarios:

  1. A veces comenzar una nueva vida es lo mejor que nos puede pasar para sentirnos libres.

    Un besito!!!

    ResponderEliminar
  2. Empezar una nueva vida cuesta mucho! Pero llena de sueños cuesta menos!! Seguro que alguno se hace realidad y vale la pena!!:-)

    Como siempre, un placer leerte Cincoletras!! ;-)

    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  3. me ha encantado la entrada y como lo has descrito todo, enero febrero... ojala nunca termine de soñar !

    ResponderEliminar
  4. ¿ Abril ? ¿ Mayo ? ¿ Junio ? ¿San Fermín? :P

    Bonita entrada!

    ResponderEliminar